Saltar al contenido

Té chai

te chai

Al té chai también se le conocer como Masala chai y se trata de una infusión que es originaria del sur de la India. El té chai es una bebida muy particular ya se elabora a partir de la combinación de un gran número de especias aromáticas y de hierbas.

Aunque a lo largo de los años se han añadido y quitado especias a este té, la elaboración tradicional siempre se ha basado en realizar una infusión a base de pimienta, anís estrellado, jengibre, canela, clavo y cardamomo. Elaborar esta infusión siempre ha sido un arte en la India, pero con la popularidad que ha ido adquiriendo el té se vende ya preparado y se le añade agua caliente o un poco de leche.

La historia cuenta que al beber té chai las personas alcanzaban el equilibrio del cuerpo. Pero más allá de esta creencia, esta infusión siempre se ha caracterizado por combinar las mejores propiedades de cada especie que se le añade. Su historia se remonta a más de 4000 años en el pasado.

El té chai es considerada como una infusión exótica por todas las especias que lleva en su preparación. Se trata de un té que tiene un sabor intenso. A pesar de su peculiar sabor, el té chai siempre ha destacado por sus grandes propiedades medicinales.

Se trata de un complemento excelente tras las comidas y ayuda a que tengamos una mejor digestión y a combatir las enfermedades gastrointestinales. El té chai se suele tomar caliente, acompañado con un poco de leche, pero en la temporada de verano se ha vuelto popular consumirlo frío dejando que repose.

En la India es característico añadir almendra para intensificar su sabor, siendo así un té mucho más atractivo para el paladar. Esta forma de personalizar su sabor ha permitido que el té chai gane popularidad entre personas del mundo entero.

¿Cómo preparar el té chai?

Ingredientes:

  • Cardamomo (una cucharada)
  • Té negro o verde (dos cucharadas)
  • Jengibre (un pequeño trozo y preferiblemente fresco)
  • Pimienta blanca (una cucharada)
  • Clavo (dos cucharadas)
  • Canela (dos cucharadas)
  • Un litro de agua
  • Leche (al gusto)

Pasos:

  1. Cogemos un bol y echamos todas las especias que necesitamos para elaborar el té.
  2. Mezclamos bien durante unos minutos.
  3. Llenamos un cazo con agua y lo ponemos a calentar.
  4. Antes de que llegue a hervir echamos la mezcla que hemos preparado de forma previa en el cazo con agua.
  5. Una vez que llegue a hervir, apagamos el fuego y retiramos el cazo.
  6. Tapamos el recipiente y dejamos reposar el preparado unos 5 minutos.
  7. Dejamos que la mezcla se enfríe durante unos minutos más, siendo entre 5 y 7 lo ideal.
  8. Cogemos otro cazo y echamos un poco de leche.
  9. Lo ponemos en el fuego para que se caliente.
  10. Una vez que el preparado se haya enfriado un poco (o caliente si nos gusta a esa temperatura), lo servimos en una taza y le añadimos la leche que hemos calentado.

Otros tés que no te puedes perder:

5 (100%) 7 votes